¿Esta comprando o ya es dueño de una casa? Planifique ahora para después de su muerte.

A medida que usted comience a poseer bienes inmuebles, una cosa que debería planificar es cómo transferir esas propiedades a sus herederos en caso de su muerte. Un buen plan para transferir su casa puede ayudar a evitar que, después de su fallecimiento, su familia sufra mucho estrés y que se desperdicie mucho dinero en la transferencia de sus bienes.

Decidir cómo desea que se maneje sus bienes después de su muerte es una de las partes más importantes de un plan de sucesión. Existen muchas diferentes estrategias para manejar la planificación patrimonial, desde transferir la propiedad después de su fallecimiento hasta la utilización de un fideicomiso. Entre otras cosas, usted debería explicar a su familia sus planes, para que no haya malentendidos sobre sus intenciones.

 

Debe planificar para sus bienes más valiosos

Para la mayoría de las personas, la casa es el bien más valioso que uno posee. Desafortunadamente, es también la parte más compleja de los planes patrimoniales, porque es complicado de traspasar a otras personas de manera correcta: cuando prepare su plan para transferir su casa a su muerte, deberá pensar en sus objetivos y sus circunstancias, por ejemplo: ¿Está la casa pagada o todavía tiene hipoteca? ¿La va a dejar a un heredero que no quiera venderla? ¿Quiere pasarla a alguien que pueda acabar vendiéndola?

Usted debería hablar con sus hijos, o el heredero que recibirá la propiedad, y averiguar qué es lo quieren hacer con la casa. Tener esta información puede ayudarle a planificar adecuadamente durante el proceso de planificación patrimonial.

 ¿Es buena idea agregar ahora a los hijos al título de una propiedad?

Añadir a sus hijos a la escritura de su casa puede parecer una buena manera de transferir su casa a sus hijos ya que, si hecho correctamente, la casa pasaría automáticamente a sus hijos después de su muerte evitando tener que ir por el proceso de validación testamentaria de la corte.

Sin embargo, hay un sinfín de diferentes problemas que pueden surgir con este tipo de transferencia.  Por ejemplo, es posible que usted tenga que pagar impuestos sobre la porción del valor de la casa que transfiera. El uso de este método también significaría que sus hijos tendrían el control inmediato de su casa, y que cualquier problema financiero que ellos puedan tener podría amenazar su propiedad. Además, necesitaría permiso de sus hijos para vender la casa o refinanciar. Todo eso, sin considerar las consecuencias tremendamente graves con respecto a futuros impuestos tras una eventual venta de la propiedad después de su muerte.

Así que definitivamente no es una buena idea agregar ahora a los hijos al título de una propiedad.  Hay maneras muchos mejores de asegurar que su casa se transfiera a sus hijos a su muerte sin cortes, con mínimos impuestos, sin pleitos y sin ceder el control de su casa a sus hijos mientras usted siga vivo.

Hay muchas cosas para tener en cuenta durante el proceso de planificación patrimonial cuando uno es dueño de una casa. El mejor consejo es que se ponga usted en contacto con un abogado calificado y especializado en planificación patrimonial (¡que también hable su propia lengua!) para que le pueda explicar los beneficios de una buena planificación patrimonial en caso de su muerte. Es siempre mejor entender las varias opciones disponibles para que usted decida qué es lo mejor para su familia y su legado.

Si tiene alguna pregunta, no dude en ponerse en contacto con nosotros (707-681-5851 o [email protected]) o, para reservar una consulta gratuita, haga clic en el siguiente enlace: https://mynapalawyer.as.me/. ¡Aquí sí que hablamos español!